sábado, 19 de febrero de 2011

LOS SWAP




¿QUÉ ES UN SWAP?

   Analizamos uno de los instrumentos financieros destinados a la especulación que han resultado responsables de un porcentaje muy elevado de la debacle que se vive en relación con la deuda.
   Un swap, o permuta financiera, es un contrato por el cual dos partes se comprometen a intercambiar una serie de cantidades de dinero en fechas futuras. Normalmente los intercambios de dinero futuros están referenciados a tipos de interés, llamándose IRS (Interest Rate Swap).
   Los swap son un tipo de derivado financiero, que son productos financieros cuyo valor depende del valor de otro. Estos derivados se materializan en contratos que tendrán un efecto u otro dependiendo de lo que suceda con el valor del que derivan. Éstos operan en mercados distintos a las bolsas por lo que los fondos de garantía no protegen frente a las pérdidas.
   Los swaps pueden ser de muchos tipos, estando a veces referenciados a tipos de interés. Éstos han crecido mucho en la última década en los mercados, aunque su origen viene de los años 80. Actualmente el valor de los swap en circulación es varias veces el PIB mundial y se trata de uno de los contratos financieros más comerciados en el mundo.

¿PARA QUÉ SIRVE UN SWAP?

   Básicamente podemos hablar de dos utilidades o motivos por los que tendremos interés en entrar en un swap:
a)      Cambiar nuestros bienes o recursos futuros: en ocasiones un swap puede no ser puramente monetario de modo que puede interesarnos para nuestro negocio intercambiar durante un tiempo bienes o servicios que generaremos por otros bienes o servicios necesarios para nuestra actividad o bienestar. Por ejemplo; muchos swaps están referenciados al precio del petróleo o del oro.

b)      Un swap también se puede utilizar para especular, si creemos que aquello que recibiremos en el futuro será de mayor valor que aquello que entregaremos podríamos contratar un swap para acordar el intercambio.
  
Como inversor individual para pequeños y medianos patrimonios no suele ser práctico invertir en swaps por dos motivos. Por un lado los swaps son muy arriesgados y por otro las cantidades mínimas exigidas se salen de lo que se puede permitir invertir un patrimonio pequeño o medio.

¿CÓMO CALCULAR EL VALOR DE UN SWAP?

   Como cualquier contrato o compromiso de flujos de dinero un swap debe tener un valor económico. El valor económico del swap, si es determinable, reflejará en cualquier momento del tiempo la cantidad a pagar o recibir para entrar o salir del contrato en función de en qué lado del compromiso estamos nosotros.
   Dado que un swap se corresponde de unos compromisos de flujos futuros de cobro y de pago, para hallar su valor debemos valorar esos compromisos futuros. El valor económico (VE), pues, se calcula de la siguiente forma:
 



TIPOS DE SWAP

   Los swaps son utilizados para reducir o mitigar los riesgos de tasas de interés, riesgo sobre el tipo de cambio y en algunos casos son utilizados para reducir el riesgo de crédito.
Los Swap pueden utilizarse sobre distintas variables para realizar dicho intercambio, y de esta forma podemos clasificarlos en:
• Swap de tipos de interés.
• Swap de divisas.
• Swap sobre materias primas.
• Swap de índices bursátiles.

CONTRATO DE UN SWAP

   Los contratos en los que intervienen swaps financieros deben contemplar en su clausulado:
·         Divisa en la que se realizarán los intercambios
·         Tasa de interés establecida previamente
·         Fechas de intercambio
·         Método de cálculo utilizado

   En la mayor parte de las operaciones deben participar como mínimo tres tipos de agentes:
   Un originador que es quien necesita cubrir un riesgo especifico y utiliza la figura de sustitución de títulos tomando una posición de vendedor inicial y de comprador final.
   Un agente volteador quien es el encargado de dar vuelta a los títulos valores del originador, actuando como intermediario. Su posición deberá ser neutral. Este intermediario conoce las condiciones legales en que se debe realizar la operación y quien guía a las otras dos partes para que esta llegue a término.
   Un tercero que actuará como vendedor del título que sustituirá el titulo originador del SWAP y quien compra el título que dio origen a la operación SWAP.
   Este tipo de operaciones facilitan a muchas organizaciones el acceso a determinadas divisas, bien la obtención de tasas de interés en condiciones más ventajosas. Es por ello, que este tipo de operatoria resulta muy utilizada para romper las barreras comerciales impuestas por muchos países. Al mismo tiempo, son un instrumento de gran valor agregado a la hora de generar mayor liquidez a las empresas de todo el mundo en el menor tiempo y con la menor cantidad de costos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada